Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



lunes, 6 de noviembre de 2017

George R. R. Martin, Juego de tronos

Martin, George R. R., Juego de tronos (Gigamesh, Barcelona: 2017)
1º) Que nadie me pregunte por qué he leído esto, que es el primer volumen de la serie. Y en realidad es así: en su versión literaria el título de la serie es Canción de fuego y hielo y Juego de tronos es sólo el título del primer volumen. Y por supuesto, no lo he leído porque Pablo Iglesias viera la serie o se la regalara al rey.
2º) Ni punto de comparación con El señor de los anillos obra con la que alguno la ha comparado. Recuerdo que así fue en un artículo que leí en un suplemento dominical del diario Menorca. Tolkien está muy, muy por encima: a él se le nota conocimiento de cultura antigua y aquí, lo justo o lo tópico. Y no digo que G. Martin no tenga su buena dosis de imaginación: es necesaria para mantener la coherencia entre tantos espacios.

sábado, 4 de noviembre de 2017

M-Clan, Llamando a la tierra

Una cancioncilla que me hace gracia:




Y la letra

He visto la luz hace tiempo Venus se apago he visto morir una estrella en el cielo de Orión No hay señal, no hay señal de vida humana y yo perdido en el tiempo perdido en otra dimensión. Soy el capitán de la nave tengo el control llamando a la Tierra esperando contestación Soy un cowboy del espacio azul electrico a dos mil millones de años luz de mi casa estoy. Quisiera volver no termina nunca esta misión Me acuerdo de ti como un cuento de ciencia-ficción no estoy tan mal juego al póker con mi ordenador se pasan los días no hay noticias desde la estación.

viernes, 27 de octubre de 2017

Quijote, I,33-35

Proseguimos con nuestra particular lectura del Quijote para el club de lectura del Ateneo de Mahón y, en concreto, de los capítulos 33 a 35 de la primera parte, que contienen la novela del Curioso impertinente.
  • Diremos, en general, que estamos otra vez en el esquema de muñeca rusa: es una novela, de las llamadas intercaladas, inserta en otra novela, la que contiene las aventuras de don Quijote, a su vez inserta en las vicisitudes de su autor para contarla. Y se inserta de modo algo artificial en tanto sus personajes no están en el mismo plano que los demás como lo habían estado, por ejemplo, Marcela y Grisóstomo. Es una novela leída durante la velada y don Quijote ni siquiera asiste a la lectura porque está durmiendo.
  • De otro lado, la novela interrumpe tres líneas argumentales: 1) el regreso de don Quijote a casa interrumpido, a su vez por 2º) la aventura de don Quijote con la princesa Micomicona que, a su vez, interrumpe 3º) el conflicto amoroso entre Cardenio, Dorotea, Luscinda y Fernando. Es de notar, además, que a su vez la novela se verá interrumpida en el cap. 35 por la aventura de don Quijote y los cueros de vino tinto.
  • En la novela se mezclan temas como la fidelidad femenina, la amistad y, muy del gusto de la época, el cornudo o, visto desde otro ángulo, el honor. Visto así, algún punto de contacto tiene con el conflicto entre Cardenio, Dorotea, Luscinda y Fernando.
  • Se dan ironías en tanto Anselmo, que quiere probar a su mujer Camila, pone todos los medios para que ésta le sea infiel con su amigo Lotario: busca la oportunidad, pone joyas y dinero para regalos, escribe él mismo versos para seducirla... (389-391). Por eso a Anselmo se le llama, a punto de concluir la novela el fabricador de su deshonra (419).
  • Y Camila hace todo lo posible para resistir y sólo cede cuando se siente abandonada por su marido.
  • El resultado, claro está, es la ruptura total de un mundo armónico con la muerte de los tres personajes. Y quizá haya un paralelo entre la locura de Anselmo y la de don Quijote pero éste acabará redimiéndose.
  • Una lectura algo más retorcida lleva a decir que a quien realmente quiere poner a prueba Anselmo no es a Camila sino a Lotario. Homosexualidad por medio, claro está.



jueves, 26 de octubre de 2017

Franz Kafka, La metamorfosis

Kafka, Franz, La metamorfosis (Amazon, Leipzig: s.f.)
Leemos la obra para la sesión del 26 de octubre del club de lectura del Ateneo de Mahón. Y la hemos leído en una edición de pena. Buscamos por Amazon una versión en alguna editorial conocida y, al no encontrar ninguna, nos decidimos por una que ha resultado editada, según entendemos, por la misma Amazon. Pero: sin fecha de publicación, sin nombre del traductor... y plagada tanto de errores de puntuación como de erratas hasta el punto de que, a veces, al protagonista se le llama Gregorio y, otras veces, Gregory (49). Y ya no digo el horrible escuchó [...] un "¡Oh!" (12) o se escuchó el violín (43) propio de una Belén Esteban o una Susana Griso y que hiere cualquier tímpano medianamente culto. Y de la obra diremos:

viernes, 22 de septiembre de 2017

Amadís de Gaula (VI, Amadís y Oriana [primeros amores], investidura de Amadís y primeras armas)

(Esta entrada es continuación de esta otra)
Ya dejamos dicho en la entrada anterior cómo en la novela se van abriendo diversas líneas narrativas que van bifurcándose o convergiendo. Es así como al final del capítulo III entra en el relato Lisuarte, casado con Brisena, hija del rey de Dinamarca: enlazarán con la acción principal en cuanto muera Falangriz, rey de la Gran Bretaña y hermano de Lisuarte, y éste último sea llamado para sucederle. Viajarán desde Dinamarca y arribarán a Escocia, tierra de Languines y donde vive Amadís. Pero el dato de mayor peso para el desarrollo de la acción es que acuden con su hija: que Oriana había nombre, de hasta diez años, la más hermosa criatura que nunca se vio, tanto, que ésta fue la que Sin Par se llamó, porque en su tiempo ninguna hubo que igual le fuese (IV). Y como ésta estaba cansada del mar, Lisuarte decide dejar a Oriana al cuidado de Languines y su mujer, y embarca con su séquito para la Gran Bretaña. Por cierto que se resumirá lo bien que la gobierna con una nueva referencia al rey Arturo como ya se había dado en el capítulo I: fue el mejor rey que ende hubo, ni que mejor mantuviese la caballería en su derecho hasta que el rey Artur reinó, que pasó a todos los reyes en la bondad que antes de él fueron, aunque muchos reinaron entre el uno y el otro (IV).


jueves, 21 de septiembre de 2017

Pedro Fraile, Un espacio para castigar

Fraile, Pedro, Un espacio para castigar (Serbal, Barcelona: 1987)
Un libro que compré hace montones de años en una de las librerías de Barcelona que vendían por catálogo: te enviaban mensualmente un catálogo, marcabas crucecitas en los libros que te interesaban y te los remitían contra reembolso. Antes de Internet, Amazon y toda modernidad.
Compré otros muchos libros de esa editorial, monos, con muchos santos como decían antes, e incluso leí en ella El origen de las especies de Darwin.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Quijote, I,23-32

Proseguimos con nuestra lectura del Quijote para comentarlo en las sesiones del club de lectura del Ateneo de Mahón y, en concreto, para la primera sesión del curso 2017/2018. Trataremos de los capítulos 23 a 32, que corresponden a la estancia de don Quijote en Sierra Morena.


lunes, 4 de septiembre de 2017

Guillermo Cabrera Infante, Tres tristes tigres

Cabrera Infante, Guillermo, Tres tristes tigres (Seix Barral, Barcelona: 1998)
Una novela compleja. O no. O varias novelas en una. O un collage. O meros juegos lingüísticos. Sí que parte de un propósito, explícito en la advertencia inicial, de que predomine el habla de los habaneros y en particular la jerga nocturna que, como en todas las grandes ciudades, tiende a ser un idioma secreto (7). Lo que ocurrirá es que en la novela aparecerán diferentes registros: desde el coloquial hasta el culto. Comentaremos:

domingo, 3 de septiembre de 2017

Platón, Apología de Sócrates, traducción (VI)

Marcello Bacciarelli, Sócrates y Alcibíades
Continuamos con la traducción del texto que dejamos aquí:

(21B) Pensad, pues, por qué digo esto. Voy a mostraros de dónde surgieron esas calumnias contra mí. Así pues, cuando yo oí esas palabras reflexioné así: ¿qué dice realmente el dios, qué da a entender en enigma? Pues yo tengo conciencia de no ser sabio, ni mucho ni poco. ¿Qué dice el oráculo realmente al afirmar que soy muy sabio? Pues sin duda no miente: porque no le está permitido. Y durante mucho tiempo estuve dudando sobre qué dijo. Más tarde, con mucha pena, me decidí por una indagación de todo ello y de la manera siguiente: me dirigí hacia uno de entre los que parecían ser sabios porque así, ahí mismo, (C) refutaría el vaticinio y mostraría al oráculo algo: "que éste era más sabio que yo mientras tú decías que lo era yo". Entonces, al examinar a éste -pues no necesito decir su nombre; era uno de los políticos ese al que yo indagué y con el que hablé- experimenté, oh atenienses, lo siguiente: me pareció que a otras muchas personas ese hombre les parecería ser sabio y, en mayor medida, se lo parecería a él; pero no lo era. Y después intenté mostrarle que él, en lo que se refiere a ser sabio, no lo era. (D) Como consecuencia de ello, me gané su hostilidad y la de muchos de los presentes. De todos modos, al marcharme meditaba para mis adentros que yo era más sabio que aquel hombre porque es probable que ni uno ni otro de nosotros sepa nada que tenga valor, pero mientras que él presume de saber algo y no sabe, yo, por el contrario, como de hecho no sé, tampoco presumo de saber. Parece, pues, que en este pequeño detalle al menos soy más sabio que él: en que lo que no sé tampoco creo saberlo. En seguida fui por otro de los que eran considerados más sabios y pensé lo mismo. (E) Y también allí me gané su enemistad y la de otros muchos.


jueves, 24 de agosto de 2017

Jack Kerouac, En el camino

Kerouac, Jack, En el camino (Anagrama, Barcelona: 1989)
  • Una novela prejipi quizás; por la marihuana que fuman. O de la generación beat. Un roadmovie sin movie. Una novela itinerante y de itinerario caótico: ahora Nueva York, luego San Francisco, luego Denver, vuelta a San Francisco, Nueva York... Pero narraciones de itinerario caótico hay muchas: piénsese sólo en La Odisea; o La Colmena a su escala... Comentaremos: Está narrada en primera persona y situada justo tras la Segunda Guerra Mundial de modo que una de las pocas fuentes de ingresos del protagonista es una paga de veterano. Otra será la venta de un libro puesto que tiene pretensiones literarias: La venta de mi libro me proporcionó algo de dinero (297).

miércoles, 2 de agosto de 2017

viernes, 30 de junio de 2017

Bella ciao

Pues que el otro día, viendo La casa de papel, esa serie de Antena 3, dos de sus personajes se pusieron a cantar Bella ciao sin que se sepa bien a cuenta de qué. Y me dije que por qué no la saco en el bloc. Y he encontrado una buena versión:

miércoles, 28 de junio de 2017

Yasunari Kawabata, Lo bello y lo triste



Kawabata, Yasunari, Lo bello y lo triste (Planeta, Barcelona: 2016)
Leemos la presente novela a propuesta del grupo de lectura de la Biblioteca Pública de Mahón y para la sesión del 28 de junio. Y desconocíamos al autor (1899-1972) que, a lo que parece, es puntero en la narrativa japonesa del XX. Y tan japonés, que se suicida aunque inhalando gas. Como japonesa o, al menos, alejada de la narrativa occidental, está esta novela -de 1966- llena de templos, jardines, té, quimonos... incluso geishas. Y se basa en varios triángulos amorosos superpuestos de tal modo que más bien se asemejan a un polígono. Comentaremos:
  • El origen remoto de la trama se basa en la relación adúltera entre Oki Toshio, hombre casado, y la joven Ueno Otoko, que se llevan once años. Una mínima explicación se da en que Otoko se queda huérfana de padre a los once años (15). Sea como fuere, Oki la desflora cuando ella tiene quince años (15) y de tal relación nace una niña muerta (17). Como resultado, Otoko intenta suicidarse (25; luego sabremos que también Oki estaba dispuesto a morir [139]) y luego su madre y ella se trasladan a Kioto: entonces, Oki tuvo la certeza de que su relación había terminado. Pero ¿había terminado realmente? (22). Y aquí se ha dado ya el primer triángulo amoroso: Oki, su mujer y Otoko.

sábado, 17 de junio de 2017

Tramontanas

(Reelaboración de un antiguo relato, presentado en su día en Bubok, para un concurso convocado por Iberdrola y Zenda)

Pasean por el mercadillo como cada sábado por la mañana. Hace horas que sopla tramontana. Por eso él a las seis ya estaba despierto, que si los vecinos no cierran bien las ventanas, éstas no paran de batir. Ella ha seguido durmiendo hasta las ocho y él le ha llevado el desayuno a la cama. Felicidad conyugal. Aunque se olvidaron de casarse y no saben exactamente cuándo.

jueves, 15 de junio de 2017

Emily Dickinson, Antología bilingüe

Dickinson, Emily, Antología bilingüe (Alianza, Madrid: 2015)
Leemos a la poetisa estadounidense a propuesta del grupo de lectura del Ateneo de Mahón. Y lo primero que sorprende es lo críptico y poco comprensible de su lírica. Consultamos, por si nos hacía la luz, la Historia de la literatura universal de Riquer y Valverde y, aparte de no dejar muy bien a la autora, viene a decir que está fuera de la tradición. En efecto, aunque sus coordenadas temporales (1830-1886) son parecidas a las de los posrománticos Rosalía de Castro (1837-1885) o Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870) no tiene nada que ver la expresión de la primera con las de estos últimos. Aun así, o sea, a pesar de haber entendido poco entre otras razones porque es difícil ver si el texto remite a escenas -quizá sólo el poema 389, que trata de la muerte de un vecino- o a algún otro lugar que no sea él mismo, diremos:

miércoles, 14 de junio de 2017

Quijote, I, 21-22

Proseguimos con nuestra lectura del Quijote para discutirlo en las sesiones del grupo de lectura del Ateneo de Mahón:

Capítulo 21 (el baciyelmo):
  • Nueva confusión de don Quijote provocada por traducción de la realidad a los libros de caballerías: confunde una bacía de barbero con el yelmo de Mambrino (procedente de las obras referidas a Orlando): es yelmo para don Quijote y bacía para Sancho que, más tarde (44) inventará el término baciyelmo.

martes, 6 de junio de 2017

Juan Goytisolo (1931-2017)

Este pasado 4 de junio ha muerto otro de los hermanos Goytisolo, Juan. Recordemos que ya hace 18 años de la muerte del mayor de ellos, José Agustín (1928-1999), el de pero tú siempre acuérdate de lo que un día yo escribí pensando en ti, con música de Paco Ibáñez. De los tres sólo queda, pues, Luis (1935).

domingo, 4 de junio de 2017

Camí de cavalls, XIX (12/4, de son Xoriguer hacia son Saura)

El día 1 de junio amaneció en plan que si sí que si no. Yo había decidido que, si el día se decidía en plan sí, iría a la playa de son Xoriguer. Y si no, a andar un poco si ese no no suponía lluvia. Pues en eso estaba hacia las 9 tomando café en cala'n Blanes cuando, como el día parecía decidirse positivamente, decidí ir a la playa de son Xoriguer y aprovechar para andar.
Llego, pues, a son Xoriguer y lo primero mi ratito de hamaca leyendo lo ilegible, una antología de la poetisa -yo soy de los que siguen diciendo poetisa y lo seguirán diciendo aunque le demuestren que es lo más machista del mundo-, de la poetisa, digo, estadounidiense Emily Dickinson: lírica incomprensible si he de resumir lo que pienso; al menos en una primera lectura, pero ya le haré otra. Lectura, pues, cigarrito y cata del agua, que estaba algo fría además de que es difícil caminar por la cantidad de piedras. Ya se puede deducir de la foto con la cantidad de gente que se ve dentro del agua.
Y lo dicho, que me puse a andar bajo un sol casi de justicia hacia son Saura sin idea, ni mucho menos, de llegar. El camino, fácil de transitar sin exceso de piedras. El paisaje, como puede verse en las fotos: a la derecha el mar y el resto, piedras. Sin una sombra. El paisanaje, lo de siempre: diría que sólo me crucé guiris y me volví a preguntar cuál es el criterio para que saluden o no cuando uno se cruza con ellos: si la nacionalidad, si la edad, si la fase de la luna, si el aza(ha)r...
Llevaba idea de caminar sólo un cuarto de hora y volver atrás para hacer un máximo de media hora pero, al cumplirse un cuarto de hora, vi no muy lejos una caseta donde había bancos adosados a la pared y gente descansando. Decidí, pues, llegarme hasta allí para tener un punto de referencia el día que decida tomar el camino en son Saura y dirigirme hacia son Xoriguer. Alcancé la casa que, si no yerro por el mapa y el GPS de mi móvil está frente a un lugar llamado Punta Prima -no la de San Luis- y, sin descansar ni nada para no romper el ritmo, volví atrás hasta son Xoriguer.
El total de tiempo empleado fueron 44 minutos y, a falta de medición objetiva, calculo a ojo que haría unos 4 quilómetros entre la ida y la vuelta. Pero ya buscaré el modo de saber exactamente la distancia de son Xoriguer a son Saura para poder deducir los datos generales sobre distancia global recorrida y promedio de velocidad.

jueves, 25 de mayo de 2017

Antonio Buero Vallejo, Las Meninas

Las Meninas
Buero Vallejo, Antonio, Historia de una escalera. Las Meninas (Espasa-Calpe, Madrid, 1982)
Leemos 'Las Meninas' para la sesión del club de lectura de la Biblioteca Pública de Mahón del 24 del corriente. Y destacamos:
  • En cuanto al tema, dice Ricardo Doménech en el prólogo, que es la España posible frente a una España real: intenta buscar las causas lejanas del presente español del momento.
  • Personajes:

miércoles, 17 de mayo de 2017

Aristófanes (II), Las tesmoforiantes, Las ranas, Pluto

Continuamos con la lectura de Aristófanes que iniciamos aquí. Y la completamos con notas tomadas de: Cantarella, Raffaele, La literatura griega clásica (Losada, Buenos Aires: 1971).

'Las tesmoforiantes':
  • Obra de menor sustancia pero, como 'Lisístrata' y 'Las asambleístas', con gran protagonismo también para la mujer.
  • El personaje central es el trágico Eurípides, que quiere defenderse de las mujeres. Éstas lo odian por el papel que les ha asignado en sus obras y por hablar mal de ellas, y él cree que, durante la fiesta de las tesmoforias, van a deliberar sobre su muerte (80ss.). Dice Cantarella que la condena del poeta es el implícito reconocimiento del arte de Eurípides, de la validez de sus figuras de mujeres corruptas y perversas (353); y es de notar que Eurípides volverá a aparecer en 'Las ranas'. Las mujeres aluden a Eurípides como el hijo de la verdulera (389) porque, al parecer, lo era.

lunes, 15 de mayo de 2017

Fernando Pessoa, Contos completos

Pessoa, Fernando, Contos completos (Antígona, Lisboa: 2015)
Compramos el libro en nuestro viaje a Figueira da Foz de 2016 y acababa de aparecer. Es un conjunto de cuentos de todo tipo y algunos, tres, traducidos del inglés. A destacar muchísimas cosas porque nada en Pessoa tiene desperdicio. Sin embargo, nos detendremos sólo en algunos detalles de algunos textos:
  • La provocación que se ve, por ejemplo, en la frase inicial de 'Crónica decorativa II': Soube hoje uma coisa que me desgostou -que a Pérsia realmente existe (35). El narrador adopta una actitud visceralmente conservadora (10), al decir del prologuista Zetho Cunha Gonçalves que aporta como ejemplo contrario una frase del heterónimo futurista Álvaro de Campos: o binómio de Newton é tão belo como a Venus de Milo (10). Esta narración es ejemplo, pues, de la versatilidad de Pessoa. Y esa actitud conservadora va cargada de una ironía no exenta de esteticismo: Eu julgava que a Pérsia era apenas o nome que se dava à beleza de certos tapetes (35); Que a existência de laboratórios seja uma mancha sobre a nossa civilização - ninguém de ânimo firme o nega (36). Y también tiene cabida el humor absurdo: Urge para já a constituição de uma Liga Anticientífica onde se defendam os impreteríveis direitos que as terras desconhecidas têm de permanecer desconhecidas (37); Nada é sagrado para os demagogos de hoje. Que mais pretendem? Quanto mais vão ousar? Só lhes falta provar que Cristo foi uma realidade, que existiu o Império Romano, que as lutas políticas da Grécia tiveram lugar realmente (38).

jueves, 11 de mayo de 2017

Gabriel García Márquez, Relato de un náufrago

García Márquez, Gabriel, Relato de un náufrago (Tusquets, Barcelona: 1997)
Leemos la presente obrita para el encuentro del club de lectura del Ateneo de Mahón del día 11 de mayo. Y, a pesar de que no le encontramos mucha sustancia, destacamos:
  • Es una obra narrada en primera persona por parte del náufrago y luego, a lo que parece, redactada por los periodistas que lo entrevistan (11).
  • En el plano de lo irracional, la función de la reciente película El motín del Caine (1954) como premonitoria: significativamente es la única vez que el narrador no va con su novia al cine sino con sus compañeros: nada en la película nos impresionó tanto como la tempestad. […] yo también estaba impresionado. […] no era normal la inquietud que sentía aquella noche en que vimos El motín del Caine. No quiero decir que desde ese instante empecé a presentir la catástrofe. Pero la verdad es que nunca había sentido tanto temor frente a la proximidad de un viaje. […] Pero no me avergüenzo de confesar que sentí algo muy parecido al miedo después que vi El motín del Caine. […] La inquietud me duró toda la semana (16-17).

miércoles, 3 de mayo de 2017

Quijote, I,19-20

Cap. I,20: Batán
Proseguimos nuestra lectura del Quijote para las sesiones del club de lectura del Ateneo de Mahón, y éstos son los dos capítulos que corresponden a la sesión del 11 de mayo:

Capítulo 19 (el traslado del cuerpo muerto):
  • El hablar conceptista del bachiller a base de juegos de palabras que recuerdan lo de la razón de la sinrazón del cap. 1: enderezar tuertos / de derecho me habéis vuelto tuerto; harta desventura ha sido topar con vos que vais buscando aventuras; caballero andante que tan mala andanza me ha dado.

lunes, 17 de abril de 2017

Stefan Zweig, Castellio contra Calvino

Zweig, Stefan, Castellio contra Calvino (Acantilado, Barcelona: 2001)

Leemos la siguiente obra para la sesión del grupo de lectura que se reunirá en el Ateneo de Mahón el jueves 20 de abril. Y ya comentamos otras obras del mismo autor: Las hermanas, en esta misma colección; un conjunto de Relatos; y los relatos Una partida de ajedrez. Una carta.
La obra nos sitúa en el contexto de la Reforma protestante, de las convulsiones en Europa producidas por la renovación de la espiritualidad. Es la primera mitad del XVI, el tiempo de Lutero y Erasmo. Comentaremos:
Ginebra: Muro de los reformadores

jueves, 13 de abril de 2017

Quijote, I,17-18

Continuamos con la lectura de la obra a ritmo de dos capítulos mensuales y éstos son los que tocan para la sesión del Ateneo de Mahón del próximo 20 de abril:

Capítulo 17:
  • El vómito: vomita don Quijote tras beber el bálsamo de Fierabrás y, tras dormir, queda sano; luego Sancho Panza, al beber el resto, comenzó […] a desaguarse por entrambas canales y, al revés que su amo que sale ileso, sufrirá el manteo.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Oliver Sacks, El hombre que confundió a su mujer con un sombrero

Sacks, Oliver, El hombre que confundió a su mujer con un sombrero (Anagrama, Barcelona: 2016)
Leemos la obra a propuesta del club de lectura de la Biblioteca Pública de Mahón para discutirla en la sesión que se ha de celebrar el próximo 29 de marzo. Y la primera sorpresa es el contenido: con ese título uno se esperaría una novela de humor. O al menos, una novela habida cuenta, además, la colección en que está ubicado el texto, los Compactos de la editorial Anagrama. Pues no, ni mucho menos: se trata de pequeños relatos clínicos. Es real, es decir, existió ese hombre que confundía a su mujer con un sombrero; y por eso se la quería poner en la cabeza. Se trata, en el libro, de la descripción de trastornos, de casos de difícil catalogación en el mundo de la psiquiatría: de errores en la percepción, de pérdidas de memoria, de insólitas capacidades...

sábado, 4 de marzo de 2017

James Slater, Años luz

Slater, James, Años luz (Salamandra, Barcelona: 2016)
Leemos la presente novela a propuesta del grupo de lectura del Ateneo de Mahón y para discutirla en la sesión del próximo 16 de marzo.
Y una buena pregunta es: ¿a qué viene el título? La única respuesta que se nos ocurre es que la expresión años luz puede sugerir la distancia que va desde la armonía en que parecen vivir los personajes de la obra hasta la realidad. Efectivamente, hasta algo avanzada la novela no hemos conseguido captar el intríngulis: se trata de cómo la felicidad es, a veces, sólo aparente. Y una vez apreciado el detalle, vemos que quizá la frase inicial -Surcamos el río negro (9)- tiene un valor simbólico y premonitorio que se entenderá en el último capítulo con el suicidio –sugerido más que explicado- de Viri (cap. 5,11).

martes, 28 de febrero de 2017

Liverpool y Walt Whitman

Mi niño y yo en la zona universitaria de Liverpool
En noviembre de este pasado año 2016 estuve una semana en Liverpool. Para ver a mi niño, que andaba de Erasmus. La ciudad, bien: muy inglesa, claro, con sus pubs, su empecinamiento en conducir por la izquierda como Dios manda y su centro histórico reconvertido en plan comercial. Aproveché para comprar pantalones y ropa interior en Mark & Spencer y, a lo barato, en Primark aunque luego me enteré de que la vicepresidenta del gobierno, mi Sorayita, también compraba en Primark. Ah, y los Beatles, que es por lo que se conoce a Liverpool en el planeta: tienen una estatua de conjunto frente a la tienda de merchandising junto al río. Y lo que llegue a andar arriba y abajo... sin enterarme de si lo que recorría eran quilómetros o millas, que no sé si ya se han incorporado al sistema métrico decimal aunque espero que no..
Lo de detrás es la cúpula de la catedral

viernes, 24 de febrero de 2017

Quijote, I,15-16

Traemos el comentario a esos capítulos del Quijote para aportarlos a la sesión del club de lectura del Ateneo de Mahón que habrá lugar el 16 de marzo
Los dos capítulos tienen en común, entre sí y con otros, los palos que acaban recibiendo los protagonistas: a causa de Rocinante primero y como resultado de la confusión provocada alrededor de Maritornes después.

lunes, 20 de febrero de 2017

Habitando tu piel

(Relato, basado en otro anterior, presentado al concurso literario convocado en la página de Zenda: sin ningún éxito, por supuesto)

Atardecer de julio en el campo salmantino. Por salir un fin de semana del pueblo y meternos en cualquier otro. Por sacar nuestros amores de casa y pasearlos por esas geografías.
Tarde de siesta a la espera de que baje el calor. Penumbra y la luz blanca de su cuerpo. Caricias, besos, silencio,…
Salimos a la calle y tomamos el primer camino. Aún queda para el tramontar del sol hacia Portugal. Encinas y chaparros. La cojo de la mano. Por eso también me gusta que salgamos de nuestro pueblo. Allí somos formales y en otros espacios podemos unir las manos, puedo arrinconarla contra un árbol, podemos querernos al aire libre.
De repente, aparece frente a nosotras un caballo con su jinete y ella, instintivamente, tira de la mano para soltarse. La agarro fuerte:
-Como te sueltes, aquí mismo te estampo un beso.
Nos cruzamos y el jinete saluda. Le devolvemos el saludo y ella, cabizbaja como si el mundo no estuviera curado de espantos.
Volvemos al pueblo y nos metemos en el bar a pinchar algo. Y para planificar las vacaciones, que era el objetivo del fin de semana. Lo podíamos haber hablado en nuestro pueblo pero lo habíamos acordado así, salir el fin de semana y empezar a preparar las vacaciones. Además, es ella quien decide; yo escucho y luego todo me parece bien. Porque siempre acierta; como este fin de semana pasado con la casa rural y el pueblo salmantino. Entre cañas y tapas me cuenta: el primero de agosto, a Portugal, a Figueira da Foz, cerca de Coimbra, una ciudad universitaria…:
-¿Son vacaciones culturales o también habrá de lo otro?
Porque ella es una intelectual. Ya una vez me desperté de la siesta y estaba a mi lado leyendo. Le cerré de golpe el libro y se lo expliqué nítidamente:
-A mi cama se viene a lo que se viene.
Y eso no quita para que se me caiga la baba cuando, tras dejarme arrastrar a la fuerza a algún museo –incluso el amor tiene daños colaterales-, me explica una pintura que yo veo normalita con que si la perspectiva, el punto de fuga y qué sé yo. Pero a lo que iba: que si me parece bien. Sí, por supuesto. Que si al volver a la habitación me enseñará en la tablet fotos de las playas y del hotel.

Al volver a la habitación… Pero aún me tuvo un rato de conversación en el bar:
-¿Me perdonas lo de antes en el camino?
Se quita el anillo, me coge la mano derecha con su mano derecha, me quita el anillo, me pone el suyo y se pone el mío. Porque tenemos los dedos del mismo grosor. Fue un regalo que compré después del día en que nos dejamos claro que su cuerpo es sólo para mí y viceversa. Y los anillos son iguales, con nuestros nombres, Eva y María, grabados. Y lo de intercambiarnos los anillos lo hace ella de vez en cuando como símbolo de algo, vete tú a saber de qué:
-Que me perdones, ya sabes de mis pudores y remilgos.
Que si sé… Como esas veces en que, ya con la luz apagada, se me arrima, me acaricia el vientre que ya veo que no es sólo de cariñito, me hago la loca y acaba acercándoseme al oído para, en voz baja, pedirme que si antes de dormir… Enciendo la luz, le pido que me lo repita mirándome a los ojos y le salen todos los colores. Pero me lo repite.
Luego están sus contradicciones. Cambiados ya los anillos me coge la mano. En medio del bar. O sea, en el camino, con una sola persona, no quiere, y en el bar, lleno de gente, me coge la mano y se pone a acariciármela. Frente a frente. Me mira a los ojos y me acaricia la yema de los dedos. Me cogen las prisas:
-¿Volvemos a la habitación?
Al volver a la habitación…

Al volver a la habitación ya me había olvidado de las fotos. Yo desnuda en la cama y ella, con toda su parsimonia, abre la tablet, busca un ficherito y venga a pasar fotos: si te gusta el hotel, fíjate qué playa... Interminable.
-Muy bonito todo. Gracias por  buscar ese sitio. Lo pasaremos muy bien aunque yo contigo...
Besito tierno y por fin empieza a desnudarse.
-Anda, ven, que te explico el mundo.
A lo inefable: labios contra labios, los unos y los otros; y los unos contra los otros. Gritos, espasmos y jadeos. Por ese orden o por cualquier otro. O sin orden. Cuerpos en caos, lenguas al azar y sincrónicas en el placer supremo, como siempre. Hasta quedar exhaustas, saciadas, traspuestas,… que caímos dormidas tal como estábamos, puestecitas del revés.

Fin de semana perfecto. Ya volvemos a estar en nuestro pueblo. Pronto, de vacaciones a Portugal. Mañanas de playa y quizá le deje alguna tarde para sus museos. O no. Si me quedo mirándola al fondo de esos ojos verdes ya sabe lo que hay, que no necesito nada para encenderme. Ni para encenderla. La tengo envuelta en una nube y ella me tiene envuelta en la misma nube. Desde aquel día:
-Eva, no te digo cuánto te quiero, que te asustas.
-Yo también te quiero mucho, María.
-No me seas sosa y dímelo con florituras.
-Pues que te quiero tanto… tanto… que cuando te levantas para ir al baño ya te estoy echando de menos.

Desde ese día da igual que sea verano o lo que quiera el calendario. Si este fin de semana pasado hubiera sido de invierno y nieve nos habríamos quedado en el pueblo pero lo habríamos pasado casi igual. Sólo que encima de los almohadones de mi salón frente a la chimenea. Y lo de ir de vacaciones… Sí, bueno, por ver mundo. Pero el único mundo que quiero ver es su cuerpo desnudo. Y el único museo que quiero visitar. Sí, ése es mi mundo, mi patria, mi mapa, mi único paisaje.

jueves, 16 de febrero de 2017

Esperança Camps, L'illa sense temps

Camps, Esperança, L'illa sense temps (Meteora, Barcelona: 2016)
Leemos, para la sesión del club de lectura de la Biblioteca Pública de Mahón del 22 de febrero, la presente novela. Diremos en principio que tiene tintes de novela negra -de ahí, se supone, el color dominante en la portada (vid. foto)- y parece inspirarse de lejos en un hecho real ocurrido hace algunos años en Ciudadela, el asesinato de una anciana. La comentaremos a nuestro modo:

domingo, 12 de febrero de 2017

Quijote, I,13-14

Proseguimos con nuestra lectura del Quijote a un ritmo de dos capítulos mensuales para comentarlos en el Ateneo de Mahón esta vez el día 17 de febrero.

Capítulo 13:
  • Episodio lateral de tipo pastoril: Marcela y Grisóstomo. La pareja protagonista queda en segundo lugar. Episodio contado antes por dos personajes, el mozo que viene de la aldea y Pedro (I,12), y aquí repetido por Vivaldo. Luego será contado, de diferente modo por cada uno de sus personajes, Grisóstomo y Marcela (1,14). De esa manera, aparte de haberse ido creando una cierta tensión por conocer a los protagonistas de ese episodio, aparecerán luego éstos en escena: Grisóstomo muerto y Marcela explicando su papel en esa muerte. Y la historia que antes era relato ahora se convierte en vida; lo que antes había sido oído, será ahora visto; del mismo modo, si el inicio de la historia había sido relatado, su desenlace será vivido; y se vuelve así al binomio vida/literatura tan presente en la novela.
  • Motivo de la encrucijada (al cruzar de una senda) como comienzo de una aventura: el encuentro con seis pastores y dos gentileshombres que acuden también al entierro de Grisóstomo.
  • Diálogo con Vivaldo sobre la condición del caballero andante; éste parece hombre sensato y entiende de novela de caballerías como antes el cura y el barbero. Alusión de don Quijote, para justificar su profesión, al rey Arturo y a la idea de que no murió y ha de volver a recuperar su reino (cf. con el mito sebastianista en Portugal). De paso intenta enlazar con la tradición artúrica a partir de Lanzarote del Lago de un lado y, de otro, con otros caballeros conocidos como Amadís de Gaula y Tirante el Blanco.
  • Defensa de su profesión siguiendo el tópico de la oposición entre el estado religioso y el de las armas: mientras el religioso reza por el bien en la tierra, el caballero ejecuta con las armas lo que él pide.
  • Descripción de Dulcinea idealizada a base de tópicos: como la dulce mi enemiga, […] sus cabellos son oro, […] sus cejas, arcos del cielo (porque la mirada es como una flecha que hiere), […] sus mejillas rosas… Es la típica mujer blanca y sonrosada y de cabello rubio (Cf. Garcilaso, soneto XXIII). Además, la descripción es de tipo celeste (frente como cielo, cejas como arco iris, ojos como soles) en línea con la idea de la dama como camino hacia Dios.
  • Doble sentido del título de Canción desesperada puesto por Grisóstomo: de alguien sin esperanza o de alguien desesperado, un suicida.
Capítulo 14:
  • Consiste en un proceso contra Marcela a la que don Quijote, al final, declara inocente (156).
  • Hablan los dos protagonistas de la historia: Grisóstomo, ya muerto, en sus versos, y Marcela en su largo discurso.
  • En el poema, la explicación de la muerte del pastor no es ambigua: antes se había dicho que ha muerto de amores (XII, 128). Ahora se habla de celos y ausencia (148), de infidelidades y mentiras (149), y se alude a una soga (149) y a un lazo (150). Luego Ambrosio dirá que esos celos y sospechas son imaginados (152) y así parecerá según el discurso de Marcela, quien parece decir que no ha dado en ningún momento esperanza alguna a Grisóstomo (155)
  • Crítica del neoplatonismo y de su idea de amar lo bello porque ello supone amar a Dios, en boca de Marcela: si hay que amar a todas las bellezas, todo sería un caos. Y si Marcela ha escogido la vida pastoril ha sido por deseo de libertad y no condicionada por el amor. La cuestión estriba en que su condición social se lo permite.

viernes, 3 de febrero de 2017

Aristófanes (I), Las asambleístas, Lisístrata

Aristófanes, Comedias, III (Gredos, Madrid: 2013)
Leemos 'Las asambleístas' para la sesión del grupo de lectura del Ateneo de Mahón que se celebrará el 17 de este mes de febrero. Y la comentamos a partir de los que, según nuestro criterio, son sus puntos de interés:
  • La idea de fondo de la obra es la salvación de la ciudad. Y como los hombres han sido incapaces de conseguirla, la solución va a ser la entrega del gobierno a las mujeres: éstas instaurarán un sistema prácticamente comunista que convierte a la polis en una casa común de todos los ciudadanos con comidas comunales y la colectivización del sexo: es menester que todos tengan en común y compartan todas las cosas. […] en primerísimo lugar haré común la tierra, el dinero y todo lo demás que es de cada uno (590ss); las (mujeres) menos agraciadas y las chatas estarán junto a las de mejor ver, y si (un hombre) desea una de éstas, tendrá primero que trajinarse a la fea (615ss); y también los hombres feos tendrán preferencia ante las mujeres hermosas: con los chatos y feos se ha votado que se joda primero (700ss). El nuevo orden tiene visos de las utopías del XVI: no habrá pleitos (655); no habrá ni un solo ladrón […] pues ¿cómo va a robar lo que ya tiene? (665). Aunque mantiene la división en clases: las esclavas […] Sólo deben yacer con los esclavos (720ss).

lunes, 30 de enero de 2017

Cantar de los cantares

Leemos el 'Cantar de los cantares' en la versión de la Biblia de Jerusalén (Desclée de Brouwer, Bilbao: 1984) y apoyándonos también en la Santa Biblia Reina-Valera (Sociedades Bíblicas Unidas, E.E.U.U.: 1995). El objetivo es presentarlo el texto en la reunión del club de lectura de la Biblioteca municipal de Mahón del 1 de febrero de 2017. Desarrollamos nuestra lectura a partir de ideas dispersas:
  • El título, con su genitivo, hay que entenderlo como superlativo del tipo Dios de dioses.
  • La abundancia de paralelismos hay que entenderla a partir de un modo de composición que apunta a la oralidad y, de ahí, que los paralelismos sean recursos mnemotécnicos. Ejemplos: 1,7; 1,13; 4,7; 4,9; 5,1; 6,1. Eso explica también las muchas repeticiones: 6,4c=6,10d; 2,7=3,5=8,4.
  • Son un conjunto canciones de amor independientes a veces de ámbito rural y, en alguna ocasión, urbano. El tema dominante es la separación y búsqueda: 1,7; 2,14 (en ambiente rural); 3,2 (en ambiente urbano).
  • Las comparaciones sensuales extraidas de la naturaleza: 1,13; 1,14; flores (2,1: narciso, lirio); animales (1,9: yegua; 2,9 y 2,17: gacela y ciervo); perfumes (3,6); y entrega en ambiente sensual (7,13-14) donde la amada expresa sus encantos como fruto.
  • El amor se expresa a veces como enfermedad (2,5; 5,8) y ello pasará al 'Cántico espiritual de san Juan de la Cruz.
  • Otras veces, el amor y la posesión se simbolizan con la casa (2,9; 5,4; Cf. la jarcha Qué faré, mamma / meu habib est ad yana); con el huerto (4,12; 4,16; Cf. La Celestina). Y hay una bonita descripción del amor en 8,6.
  • Se dan descripciones curiosas, por los términos de comparación, de la pareja: ordenada de arriba abajo (de ella: 4,1-5 = 6,4-7; de él: 5,10-15); ordenada de abajo arriba (7,2-6).

jueves, 26 de enero de 2017

Quijote, I,11-12

Proseguimos con nuestra lectura del Quijote a un ritmo de dos capítulos mensuales para comentarlos en el grupo de lectura del Ateneo de Mahón.

Capítulo 11:
  • Don Quijote está con los cabreros, es decir, con pastores reales y no literarios como los que pueblan la literatura idealista contemporánea: Sannazaro, Garcilaso, La Diana de Jorge de Montemayor, La Galatea del mismo Cervantes… Así lo aprecia Sancho Panza: el trabajo que estos buenos hombres hacen todo el día no permite que pasen las noches cantando. Al contrario, los pastores literarios, desde Virgilio y su Arcadia, se dedican sólo a cantar sus amores y las ovejas se limitan a ser parte del decorado, del locus amoenus.
  • Discurso, sugerido por las bellotas que comen los cabreros, de la Edad de Oro remitiendo al mito de las edades –desde la de oro hasta la de hierro- presente ya en Hesíodo pero con su paralelo en el Edén bíblico. Salta a la vista el contraste entre el ideal literario y la realidad vivida.
  • Cantar popular de Antonio que contrasta con el discurso anterior y presenta de nuevo personajes reales. De tipo completamente realista: por el nombre de la mujer, Olalla, y luego la celosa Teresa del Berrocal; por la descripción de la mujer: como jimio, cabellos postizos, hipócritas hermosuras…; por la finalidad del amor, el matrimonio.

 Capítulo 12:
  • Anuncio de la historia de Marcela y Grisóstomo. Éste se ha suicidado por el despecho de Marcela. En realidad es un castigo por obrar de modo parecido a don Quijote: si éste sigue los modelos de la novela caballeresca, aquél lo hace con los de la novela pastoril, también alejada de la realidad. El castigo del primero es la locura, el de Grisóstomo es la muerte.
  • Juego literario: don Quijote y toda la compañía actúan como oyentes/receptores. Igual que el escritor se presentaba escribiendo, ahora nosotros, lectores/receptores, leemos cómo don Quijote y su compañía escuchan/reciben. 

domingo, 22 de enero de 2017

Veronique Olmi, Une séparation

Olmi, Veronique, Une séparation (Albin Michel, París: 2013)
Leemos la obra para la reunión, el miércoles 18 de enero, del club de lectura en francés de la librería Espai 14 de Mahón.
Hay que decir ante todo que es una obra de difícil catalogación: tanto por su corta extensión como por su presentación en forma dramática, es una obra de teatro y, así, parece que fue puesta en escena el 13 de octubre de 2013 con la misma autora representando uno de los dos únicos personajes de la obra. Pero de otro lado, carece prácticamente de acotaciones -sólo hay indicaciones de Musique apuntando a la recepción auditiva de toda obra teatral- de modo que los decorados quedan -se supone- al arbitrio del director de la obra. Destacaremos los siguientes aspectos:

miércoles, 18 de enero de 2017

Irène Nemirowsky, Le bal

Némirowsky, Irène, Le bal (Bernard Grasset, París: 2014)

Leemos la presente novela para la sesión del club de lectura que se celebrará en el Ateneo de Mahón el 20/1/2017. Es una obra de reducida extensión cuyo argumento gira, según sugiere el título, alrededor de un baile que va a celebrar una familia de nuevos ricos, los Kampf. Aspectos a destacar:
  • La familia está compuesta por: